LAS TELELLORONAS DE LOS POLÍTICOS

LOS POLÍTICOS TAMBIÉN SE ENAMORAN

Tal vez no tendrán mucha sensibilidad social y algunos ni recuerden sus promesas electorales, pero cuando los políticos se enamoran son capaces de las más desenfrenadas locuras de amor, siempre y cuando sea con la plata del Estado y nada con la suya. En Dedomedio, conmovidos por tanto ‘derroche’ de cariño, presentamos los casos más sonados. Quieto loco, quieto.

 

GIRASOLES PARA EL SUEGRO (Raúl Diez Canseco y Luciana de la Fuente)

Él era vicepresidente de la República, ministro de Comercio Exterior y exitoso empresario. Ella, una linda muchacha que antes había sido la enamorada de Diez Canseco Jr., el hijo de él. Entre los dos hay una diferencia de 29 años. Pero como el quererse no tiene horario ni fecha en el calendario (y además, el que puede, puede), ambos quedaron más templados que cuero de tambor. Él la puso a chambear en una institución dependiente del Ministerio, con el sueldazo de un congresista; y como buen yerno, se las arregló para aprobar un decreto supremo que favoreció exclusivamente al negocio de su nuevo suegro. Hasta que reventó el chupo… y caballero nomás, tuvo que zafar de todo, incluso de su familia, amigos, y transformarse en el cadáver político que ahora es, pero eso sí, un cadáver enamorado. Ella decidió seguirlo para siempre. Hoy están casados y tienen dos hijos. Si esto no es amor, entonces qué le digo a mi corazón.

 

LA FANTASMA ENAMORADA (Walter Menchola y Karen Ku)

Pelado y con bigotito, pero tenía su corazoncito. Con tal de tener cada vez más cerca a su adorado tormento (una universitaria veinteañera) y sin hacer mucho roche, el entonces congresista Menchola inventó un jueguito muy simple. Le dijo a un colega parlamentario: “Tú la contratas pero chambea para mi”. Y la hizo linda. Como ella ya trabajaba para él, podía hacer lo que quisiera, ir o salir a cualquier hora, o incluso convertirse en una empleada fantasma; es decir, no aparecer nunca pero cobrar normal. Tan coqueta ella. Y como Menchola pensaba también en la familia, puso a disposición del papá y del hermano de la joven, vehículos oficiales del Municipio de Lima donde antes él había sido regidor. Todo un galán. La historia hubiera seguido igual de romántica si no hubiese sido por una investigación periodística que no sabía de pasiones. Karen fue obligada a devolver la plata y Menchola suspendido 120 días.

 

SECRETARIA CAMA ADENTRO (Javier Alva Orlandini y Gladys Oblitas)

Como todo loco enamorado, el popular "Lechuzón" sabe que se debe aprovechar cada momento al máximo. Por eso, cuando este viejo dirigente de Acción Popular (AP) fue elegido presidente del Tribunal Constitucional (TC), le sacó provecho al toque a esa circunstancia al subirle el sueldo (casi al doble) a la que ya se desempeñaba como secretaria de la Presidencia y que iba a ser su nueva secretaria. Casualidades de la vida o travesuras del corazón, esa dama resultó ser nada menos que su pareja extramatrimonial desde hacía varios años, y con la que había tenido un chibolo en 1986. "Lechuzón" quería trabajar más animadamente. Cuando fue ampayado, primero picoteó y lo negó, después terminó aceptándolo. Puso su cargo a disposición, pero igual se quedó hasta el final de su periodo, sus colegas lo ratificaron en el puesto. “No hay que escupir al cielo”, dijeron.

 

TOMBITA SUPER STAR (Alejandro Toledo y Lady Bardales)

Con todo su historial de noches perdidas y falsos secuestros, estaba más cantado que el hombre de Cabana no podría con su genio. Y qué querían pues, si le pusieron una escolta de puras mujeres policías, jóvenes y lindas. Los rumores empezaron a crecer, la teniente Lady Bardales, una rica chiclayanita, se hizo conocida y Toledo, a pesar de que su gobierno se venía abajo, lucía cada vez más contento. Estalló el escándalo. La escolta había acumulado demasiado dinero y bienes en tan poco tiempo: un terreno de 40 mil m2 en su tierra natal, un departamento y auto moderno, condecoraciones oficiales, tratamiento especial (y de yapa: un par de parientes suyos habían sido destacados en puestos oficiales sin merecerlo). Todo parecía obra de un gran amor correspondido por parte “de alguien de arriba”. El caso llegó al Poder Judicial. Fue procesada por un desbalance patrimonial de S/ 221 mil (ella dijo que ese dinero se lo dio un novio que desapareció misteriosamente) y tuvo que soplarse más de dos meses en cana. Ahora ella luce cada vez más rica, inclusive hizo sus pininos en el mundo del modelaje. Y Toledo sigue con Eliane.

 

GATITA ENJAULADA (Vladimiro Montesinos y Jackie Beltrán)

Desde que se la vio por primera vez, todos dijeron que era demasiado lote para Vladi, pero como éste era el ‘más más’ del Servicio de Inteligencia y verdadero poder detrás del trono, pues algo de encanto debía tener. Ella jura que se enamoró de él como una quinceañera y al parecer él también sintió algo parecido. Al menos, de todas, era la preferida. Con ella se iba de paseo, se encerraba en su casa de playa, le regaló miles de obsequios carísimos, le gustaba filmarse tenían sexo, incluso cuando hacían un trio. Hasta le hizo el favor de sacar de prisión al hermano de ella, metido por drogas, y de  arreglarle un juicio por deuda que pesaba contra uno de sus tíos. Pero como el poder al igual que el amor, no dura para siempre, el régimen fujimorista se desplomó. Él le pidió que escaparan juntos, pero ella se negó, ni que fuera cojuda. Jackie pasó cuatro años en la cárcel, ahora está libre y glamorosa. Él tal vez no salga nunca.

 

ANTENA CALIENTE (Maria Pilar Tello y Walter Boris Navarro)

De la noche a la mañana, ella se convirtió en la mandamás de los medios oficiales del país: Canal 7 y Radio Nacional. Y desde el arranque, quiso hacer y deshacer las cosas a su modo, aunque visiblemente estaba más perdida que congresista en foro sobre ética. Pero eso sí, al toque contrató a los familiares de su novio porque su corazón así se lo pedía, y de paso le sacó la vuelta a las normas que sancionan el nepotismo. A la hermana de su media naranja la colocó como gerente de Administración y Finanzas del canal del Estado y al hermano y una prima, los jaló para que condujeran un programa sobre medicina tradicional. Con la serenidad que le otorga un amor maduro (o mejor dicho la conchudez) ella dijo que tenía toda la facultad legal para hacer esas contrataciones porque todavía no se había casado con su papichurro. Pero como no todos comprendieron su forma de expresar cariño, la obligaron a renunciar y deshacer tanto mamarracho.

 

ENTRE MUJERES SOLAS (Beatriz Merino e Irma Chonati)

Ella es la primera mujer que se convirtió en premier de la República y no lo estaba haciendo mal, hasta que una denuncia periodística la descubrió enredada en una trampa del corazón. Durante su mandato como jefa de la Sunat, Merino había contratado a Irma Chonati y a familiares de ésta en altos puestos directivos. Esto no hubiese tenido nada raro, salvo por un detalle: ambas mujeres vivían juntas y solas desde hacía buen tiempo, y habían comprado todas sus cosas a nombre de las dos, incluido el departamento, como si se tratara de un matrimonio. Inevitablemente se dijo que entre ambas había algo más que simple camote. Pero más allá de eso, era evidente que había un innegable conflicto de intereses en la contratación de Chonati. Y ambas también lo entendieron así. (En su descargo, Merino dijo que ella no la había contratado si no una institución internacional vinculada a la Sunat). Chonati renunció a la Sunat y Merino se quitó de la PCM, pero las dos continuaron juntas.

 

MI ASESORA FAVORITA (Fernando Tuesta Soldevilla y Tatiana Mendieta)

Es un referente indiscutible en temas electorales, pero no lo es tanto si se trata de no combinar el amor con el trabajo. Cuando ocupaba el cargo de jefe de la ONPE,  Tuesta Soldevilla quedó flechadazo de una linda asesora de nombre Tatiana Mendieta con la que empezó una relación. Pero luego, ella se convirtió en tiempo récord en la jefa del gabinete de asesores de la Presidencia, es decir, en “su” asesora principal, y así pudieron estar cachete con cachete y pechito con pechito. En su defensa, Tuesta Soldevilla aseguró que él no la había contratado, que todo había surgido sin querer queriendo, entre cédulas de votación y hologramas. El Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) le abrió un proceso disciplinario, pero el hombre se quitó antes de conocer el resultado (noviembre 2004) y luego de que fracasara su intento por quedarse en el cargo por un periodo más (El CNM declaró desierto el concurso). Cinco meses después (abril 2005), el CNM decidió inhabilitarlo por cinco años para el ejercicio de la función pública.

 

AMOR EN EL AIRE (Diego García Sayán y Mariela Pinto Rocha)

Considerado el prototipo del caviar, Diego García Sayán (hoy juez miembro de la Corte Interamericana de Derechos Humanos - CIDH), tampoco fue inmune a las locuras por amor. Cuando era canciller del gobierno de Toledo (2002) realizó un viaje en el avión presidencial hacia China, con escalas en Europa, y aprovechó para que lo acompañara su amorcito de entonces. García Sayán integraba una amplia comitiva encabezada por el mandatario, pero su cuchi cuchi no estaba autorizada para ese vuelo, tal como lo exigía la ley (vía Resolución Suprema). Así  lo confirmó meses después un informe de la Contraloría General de la República. Y aunque ella (y cinco personas más que también se colaron) pagaron la totalidad de sus viáticos, la Contraloría precisó que ocupar un espacio en el avión presidencial de todas maneras le significó un gasto al Estado que no tenía por qué asumir.